La pequeña desventaja de la doble nacionalidad

A puertas de las próximas elecciones municipales en España este 24 de mayo, me he visto metida en un pequeño problema en el que no habría estado de haberme quedado solo con mi nacionalidad de origen (peruana) o de haber cumplido a tiempo con las obligaciones que me exige mi segunda nacionalidad (española).

Adquirir una segunda nacionalidad (o múltiple), además de suponerte grandes ventajas, como el poder viajar por el mundo sin tener que pedir visas, residir y trabajar, también supone adquirir doble o múltiples obligaciones: cumplir con las de cualquier ciudadano común y corriente de ambos países más otras destinadas especialmente a los que tienen doble nacionalidad o son naturalizados. El incumplimiento de alguna de estas obligaciones puede llegar a ocasionar la pérdida de la nacionalidad, como lo detalla en este caso España.

viajar con doble pasaporte
Tener doble o múltiple nacionalidad tiene ventajas pero hay que recordar que también exige el cumplimiento de obligaciones.

Esto es algo que se sabe al grosso modo desde el principio. Al margen de los casi cuatro años de trámite, el proceso de petición de nacionalidad acaba con una “ceremonia” de juramentación (proceso administrativo más bien sería la palabra en España), en donde a una le dan a leer sus obligaciones como nueva ciudadana. Sin embargo, todo esto a una se le olvida el rato que le dan su nuevo pasaporte y comienza a usarlo, cual varita mágica, para abrir las puertas de los controles migratorios sin interrogatorio de por medio (“¡ábrete, sésamo!!” 🙂 Priceless. Lo séee, estoy mezclando cuentos).

El susto me lo di hace pocos días, cuando aquí desde Perth (Australia) leía en el periódico que se castigaría hasta con cárcel a los miembros de mesa que salieran elegidos para las elecciones en España y que no cumplieran con su obligación ese día. Votar es un derecho, pero cumplir como miembro de mesa es una obligación. Yo, que leía la noticia solidarizándome mentalmente con los españoles afectados pero aún con esa tranquilidad que te da mirar las cosas desde la distancia, entré en pánico repentino cuando me di cuenta de que

Continúa leyendo La pequeña desventaja de la doble nacionalidad

Anuncios