Diferencias culturales entre españoles y peruanos (Parte I)

Dicen que las comparaciones son odiosas pero es que no me puedo resistir más. Mi lista mental crece y necesito apuntarla en alguna parte, así que aquí la tienen: las diferencias culturales entre españoles y peruanos (¿quizás tendría que decir “entre limeños y barceloneses“? Quizás).

La bandera de Perú y España en formato parche.

Todo lo que listaré aquí es fruto de mi observación, basada solo en mi propia experiencia de mi vida en Lima y mi vida en Barcelona, así que seguramente habrá quienes discrepen en algunos puntos. Normal. Ya me lo dirán.

He intentado mantenerme imparcial para no favorecer/ofender a ninguno de los dos grupos, porque mi intención es solo recordar esas pequeñas diferencias que hacen única a la gente de aquí y de allá. Como la lista es larga, la presentaré partida en dos posts. Empiezo:

1.- El uso de los diminutivos

¡Cómo no notar la diferencia! En Perú usamos diminutivos para todo, hasta para los nombres propios. Al punto que cuando alguien nos llama por nuestro verdadero nombre pensamos que hemos hecho algo malo. Por ejemplo, si mi nombre es Brekas, en Perú me llamarían Bre, Brekitas, Brekasita, Brekiux, Brecuchi, Brekicita… cualquier cosa menos Brekas, y eso nos gusta. Nos sentimos como en casa.

diminutivos usados en peru

Reducimos todo, incluso lo que ya viene reducido: “Paquito” en vez de “Paco” (que de por sí ya es diminutivo de “Francisco”) y así todo el tiempo, con nombres, sustantivos y adjetivos. Esto a los españoles los desconcierta y a algunos tanta melosidad hasta los pone de los nervios.

Cuando fui por primera vez a España y me presentaron a mi ahora ex suegra, luego de esa primera reunión me despedí con un “Hasta luego, Fulanita. Gusto de conocerla”, y ella me dijo, con esa sinceridad característica de los españoles al hablar: “Mi nombre es Fulana, no Fulanita”. In your face! Cualquiera diría que era una señora borde, pero no, mi ex suegra es de las mejores personas que han poblado la tierra.

2.- El uso del DON y DOÑA

También fue en esa primera reunión con mis ex suegros que aprendí a que nunca, ¡JAMÁS! le debes decir Don Fulano o Doña Fulana a nadie en España.

Los Reyes de España. A ellos sí se les puede llamar Don y Doña. / Foto: Jlmaral (Flickr CC)

Cuando me oyeron dirigirme al padre de mi ex con un “Don Fulano”, sus hijos

Continúa leyendo Diferencias culturales entre españoles y peruanos (Parte I)

Viajar es lindo… hasta que te toca aplicar a la residencia en Australia

Ya había comentado antes (implícitamente) que venir a Australia es un poco complicado, porque para conseguir una visa las cosas pueden resultar menos o más fáciles dependiendo de tu origen y propósito. Pero lo que definitivamente me está complicando la vida ahora mismo y haciendo ver el mundo a cuadritos es el proceso de aplicación a la residencia (equivalente a la famosa Green Card estadounidense).

documentos visa

Cuando uno pasa cierta cantidad de tiempo viviendo en Australia, ya puede mirar aplicar a una tarjeta de residencia permanente. Como quiero un poco de estabilidad, lo haré. Así quizás pueda comprar al fin un segundo juego de sábanas sin pensar cosas como “¿…y si le pasa algo a mi visa y me tengo que ir de pronto?”. Sin embargo, las autoridades australianas lo han montado todo de manera tal que no se les escapa nada y quieren saber todo sobre uno, y aquí reside la razón de mi desdicha: Que ni yo sé todo sobre mí.

El formulario de aplicación a la residencia tiene cerca de 25 páginas y más de medio centenar de preguntas. Algunas fáciles de responder, solo con un ✓, pero otras no tanto, porque requieren un esfuerzo de memoria

Continúa leyendo Viajar es lindo… hasta que te toca aplicar a la residencia en Australia

Emigrar a Australia: cómo hacerlo y cómo no

Australia es un país tan alejado de todo, pero tan alejado, que ni la crisis económica (casi) mundial de los últimos años le ha llegado a afectar como a Europa o a EE.UU. Podría decir que es uno de los últimos mohicanos de los países ricos. La calidad de vida de la que goza la mayor parte de su población sigue siendo alta y la riqueza está mejor repartida (en el sector minero y energético hasta el obrero más “humilde” gana una burrada. En el resto de sectores los sueldos son más normalitos, pero decentes aún). Por eso es comprensible que muchas personas que se estén planteando emigrar apunten hacia Australia.

australia señal canguro

[Sin embargo, he de decir que en el último año las cosas no van tan bien como dicen que fue hasta hace un par de años, porque la economía de este país se basa en la minería y la minería está atravesando un momento crítico a nivel mundial (los recursos naturales se acaban, claro, y si tu economía se basa en ellos, la preocupación crece)].

Pero bueno, he decidido escribir hoy este post porque he recibido varios mails de gente preguntándome sobre cómo pueden hacer para venir a Australia a trabajar. Contestar uno por uno es muy trabajoso, no soy experta en el tema y está prohibido por ley asesorar si no eres agente migratorio autorizado, así que solo daré unas pautas generales sobre cuáles serían las mejores y peores maneras de tratar de probar suerte en este país.

1.- Venir de turista y esperar a que alguien te contrate y arregle los papeles: ¡NO!

Australia es cara, muy estricta y las empresas también. Quizá a alguien que conozcas le resultó, pero ten por seguridad que ese alguien fue uno entre un millón, por lo que la “probabilidad” ya está pillada.

Como en todo sitio, las empresas prefieren las cosas fáciles, y qué mejor que contratar a alguien que ya tenga una visa de trabajo o es residente permanente. Además, no cualquier empresa puede contratar (“esponsorizar“, le llaman) extranjeros. Tiene que ser una empresa

Continúa leyendo Emigrar a Australia: cómo hacerlo y cómo no

“El retorno del migrante” – Reportaje de PeriodismoHumano.com

  • Con un desempleo de más de 6 millones de personas, cada vez son más los migrantes que regresan a sus países de origen. En el caso de Bolivia, según datos del padrón español con fecha del 1 de enero de 2013, en el último año un total de 13.606 residentes bolivianos salió de España.
  • Hablamos con algunos de ellos e investigadores que destacan cómo se restablecen lazos afectivos con hijos a los que no han visto durante años, la especial incidencia que los procesos migratorios tienen sobre las mujeres, y sobre cómo muchos vuelven a migrar a países vecinos como Chile o Argentina.
Bolivianos en Sao Paulo
Emigrantes bolivianos en la Plaza Kantuta, “corazón boliviano” en Sao Paulo, de la película documental “Un día más: ¿Cuánto esperarías antes de volver?”, dirigida por Sergio Estrada, Donald Ranvaud y Leonardo de la Torre Ávila / Tomado del diario PeriodismoHumano.com

Más de 6 millones de personas sufren el desempleo en España al tiempo que cada vez son más los emigrantes que regresan a sus países de origen. En el caso de Bolivia, según datos del padrón español con fecha del 1 de enero de 2013, en el último año un total de 13.606 residentes bolivianos salió de España. Sigue leyendo este interesante reportaje de Rosa Castro en PeriodismoHumano.com.

banner comentarios

Buscar trabajo en España: Mejor apaga y vámonos

Buscar trabajo en España… en plena crisis… en ciertas áreas que toda la vida han sido mal pagadas… ¡y en agosto!!!! Es de lo peor. Cuando el país más parado de toda Europa se para aún más, te puedes encontrar con ofertas de trabajo como esta que cuelgo a continuación:

Continúa leyendo Buscar trabajo en España: Mejor apaga y vámonos

¡Se me acaba el paro!, ¿ahora qué?

Cuando en octubre del año pasado en la oficina del Inem (donde te inscribes para poder cobrar la prestación por desempleo que da el Estado, a lo que los españoles llaman “cobrar el paro“) me dijeron me tocarían ocho meses de ayuda, me sentí la persona más afortunada del mundo. Afortunada en el sentido literal de la palabra: Sentía que la fortuna a la que muchos españoles esperan pellizcar en Navidad a través de la lotería, a mí ya me estaba tocando, y sin necesidad de comprar ningún cupón. Fui feliz.

Mientras la funcionaria que me atendía continuaba tecleando números para corroborar que no se equivocaba al haberme dicho que mi paro iba a ser de más de mil euros al mes

Continúa leyendo ¡Se me acaba el paro!, ¿ahora qué?