Diferencias culturales entre españoles y peruanos (Parte I)

Dicen que las comparaciones son odiosas pero es que no me puedo resistir más. Mi lista mental crece y necesito apuntarla en alguna parte, así que aquí la tienen: las diferencias culturales entre españoles y peruanos (¿quizás tendría que decir “entre limeños y barceloneses“? Quizás).

La bandera de Perú y España en formato parche.

Todo lo que listaré aquí es fruto de mi observación, basada solo en mi propia experiencia de mi vida en Lima y mi vida en Barcelona, así que seguramente habrá quienes discrepen en algunos puntos. Normal. Ya me lo dirán.

He intentado mantenerme imparcial para no favorecer/ofender a ninguno de los dos grupos, porque mi intención es solo recordar esas pequeñas diferencias que hacen única a la gente de aquí y de allá. Como la lista es larga, la presentaré partida en dos posts. Empiezo:

1.- El uso de los diminutivos

¡Cómo no notar la diferencia! En Perú usamos diminutivos para todo, hasta para los nombres propios. Al punto que cuando alguien nos llama por nuestro verdadero nombre pensamos que hemos hecho algo malo. Por ejemplo, si mi nombre es Brekas, en Perú me llamarían Bre, Brekitas, Brekasita, Brekiux, Brecuchi, Brekicita… cualquier cosa menos Brekas, y eso nos gusta. Nos sentimos como en casa.

diminutivos usados en peru

Reducimos todo, incluso lo que ya viene reducido: “Paquito” en vez de “Paco” (que de por sí ya es diminutivo de “Francisco”) y así todo el tiempo, con nombres, sustantivos y adjetivos. Esto a los españoles los desconcierta y a algunos tanta melosidad hasta los pone de los nervios.

Cuando fui por primera vez a España y me presentaron a mi ahora ex suegra, luego de esa primera reunión me despedí con un “Hasta luego, Fulanita. Gusto de conocerla”, y ella me dijo, con esa sinceridad característica de los españoles al hablar: “Mi nombre es Fulana, no Fulanita”. In your face! Cualquiera diría que era una señora borde, pero no, mi ex suegra es de las mejores personas que han poblado la tierra.

2.- El uso del DON y DOÑA

También fue en esa primera reunión con mis ex suegros que aprendí a que nunca, ¡JAMÁS! le debes decir Don Fulano o Doña Fulana a nadie en España.

Los Reyes de España. A ellos sí se les puede llamar Don y Doña. / Foto: Jlmaral (Flickr CC)

Cuando me oyeron dirigirme al padre de mi ex con un “Don Fulano”, sus hijos

Continúa leyendo Diferencias culturales entre españoles y peruanos (Parte I)

La pequeña desventaja de la doble nacionalidad

A puertas de las próximas elecciones municipales en España este 24 de mayo, me he visto metida en un pequeño problema en el que no habría estado de haberme quedado solo con mi nacionalidad de origen (peruana) o de haber cumplido a tiempo con las obligaciones que me exige mi segunda nacionalidad (española).

Adquirir una segunda nacionalidad (o múltiple), además de suponerte grandes ventajas, como el poder viajar por el mundo sin tener que pedir visas, residir y trabajar, también supone adquirir doble o múltiples obligaciones: cumplir con las de cualquier ciudadano común y corriente de ambos países más otras destinadas especialmente a los que tienen doble nacionalidad o son naturalizados. El incumplimiento de alguna de estas obligaciones puede llegar a ocasionar la pérdida de la nacionalidad, como lo detalla en este caso España.

viajar con doble pasaporte
Tener doble o múltiple nacionalidad tiene ventajas pero hay que recordar que también exige el cumplimiento de obligaciones.

Esto es algo que se sabe al grosso modo desde el principio. Al margen de los casi cuatro años de trámite, el proceso de petición de nacionalidad acaba con una “ceremonia” de juramentación (proceso administrativo más bien sería la palabra en España), en donde a una le dan a leer sus obligaciones como nueva ciudadana. Sin embargo, todo esto a una se le olvida el rato que le dan su nuevo pasaporte y comienza a usarlo, cual varita mágica, para abrir las puertas de los controles migratorios sin interrogatorio de por medio (“¡ábrete, sésamo!!” 🙂 Priceless. Lo séee, estoy mezclando cuentos).

El susto me lo di hace pocos días, cuando aquí desde Perth (Australia) leía en el periódico que se castigaría hasta con cárcel a los miembros de mesa que salieran elegidos para las elecciones en España y que no cumplieran con su obligación ese día. Votar es un derecho, pero cumplir como miembro de mesa es una obligación. Yo, que leía la noticia solidarizándome mentalmente con los españoles afectados pero aún con esa tranquilidad que te da mirar las cosas desde la distancia, entré en pánico repentino cuando me di cuenta de que

Continúa leyendo La pequeña desventaja de la doble nacionalidad

Mi nuevo nombre

Hubiera preferido mantener mi nombre en el “anonimato” pero eso es imposible si quiero explicar lo de mi nuevo nombre. No se rían, que a pesar de que todos mis amigos saben que este blog lo escribo yo, hay gente allí afuera en la estratósfera virtual que no lo sabe (y mejor para mí, que tengo una imagen que cuidar! 😛 )

Durante 28 años más o menos, mi nombre completo lució así el 100% del tiempo:

Continúa leyendo Mi nuevo nombre

De vuelta a la modernidad

Mis dos años y medio de abstinencia tecnológica han llegado a su fin. Dos años y medio desde la última vez que tuve un smartphone entre manos, y desde la primera (y última) que cometí la estupidez de comprar uno.

El smartphone que me rompió el corazón era rojo y tenía la pantalla como la de un televisor. Me hizo confiarle todo: mis datos, los de mis amigos, mis fotos, las de mis amigos, mi música, mis conversaciones… mi día prácticamente giraba a su alrededor. Hasta había firmado un contrato de 24 meses por él, algo que me hizo pensar (ja-ja) que se quedaría conmigo por al menos varios años.

htc inspire
Este es el smartphone rojo por el que me endedudé durante 24 meses y se averió solo a los 18.

Poco a poco me acostumbró a sus detalles. Me despertaba con sutileza, me avisaba a qué hora debía ir a dormir, me tomaba selfies cuando aún no estaban tan de moda y sin necesidad de palos y, claro, me mantenía comunicada con el mundo exterior por todos los canales habidos y por haber.

También fue mi principal aliado durante todo el tiempo de que viví en EE.UU. (de hecho, lo adquirí ahí apenas llegué), y durante mis primeros meses de vuelta en España era la más valiosa de mis posesiones. Pero un mal día, el cabrón me abandonó sin notificar. Decidió que un año y medio había sido mucho tiempo y que yo me merecía a otro mejor.

– Heeyy, ¡pero si yo estoy feliz contigo!

– Lo siento. Nuestro tiempo juntos fue bello mientras duró. No soy tú, soy yo. Pero ha llegado el momento de partir. Estoy seguro de que encontrarás otro mejor. Es más, deberías buscarte otro mejor. Yo ya no puedo ofrecerte lo que necesitas.

– Entonces es verdad lo que dicen por ahí. Tú lo tenías todo planeado… la obsolescencia programada y eso… ¡todo eso es cierto!. ¡Lo sabía!

– Ehh? What are you talking about?

Escarmentada, decepcionada, desde entonces, me dediqué a la abstinencia tecnológica. Yo no quería algo mejor. Quería ese. Estaba contenta con lo que tenía. El rojizo ese se había marchado de mi vida dejándome justo cuando más enganchada a él estaba y peor, con facturas aún por pagar.

Por eso decidí que nunca más. Nunca más volví a mirar otro smartphone con ojos codiciosos. En estos últimos años me refugié en mis exes y en los exes de mis amigos (rescaté de la jubilación un HTC Tattoo y también me donaron una Blackberry desfasada).

Continúa leyendo De vuelta a la modernidad

¡Todo listo para Semana Santa!

Aquí estamos ya ultimando los planes para el fin de semana largo que por aquí empieza este viernes. ¿Cómo que el viernes??? Así es. La Semana Santa en Australia empieza el viernes.

Elephant Rocks Denmark Australia
Elephant Rocks en Denmark, Australia Occidental. /Foto: G Crouch (Flickr CC)

En Australia los días de fiesta de la Semana Santa son el Viernes Santo y el Lunes de Pascua (es decir, el lunes justo después del Domingo de Resurrección). Igual que en Cataluña y algunas otras comunidades de España, pero diferente que en Perú, en donde los festivos son siempre el Jueves y el Viernes Santo, y mucho más diferente aún que en Estados Unidos, donde casi no tienen feriados por Semana Santa, y si algún estado lo aplica, solo es en Viernes Santo o Good Friday.

Aviso: Dos párrafos más abajo hay la foto de un bicho. Lo digo para no sorpender a ningún sensible.

Pero volviendo a mí 🙂 … ¡que ya tenemos todo casi preparado para viajar al sur! Iremos a un pueblo llamado Denmark, a solo 5 horas de Perth por carretera, en plan australiano, o sea, de camping

Continúa leyendo ¡Todo listo para Semana Santa!

“Inmigrante” o “Expatriado”: ¿Quién es qué?

Leía anoche un artículo en The Guardian titulado “¿Por qué los blancos son “expatriados” cuando el resto de nosotros somos “inmigrantes”? y solo me dieron ganas de también decir algo sobre este tema, porque lo he experimentado en primera persona y es cierto: no toda la gente que se va a otro país a vivir es etiquetada de la misma manera. ¿Cuál es la diferencia?

Personas que migran a otros países
No toda la gente que se va a vivir a otro país es llamada de la misma manera. Unos son considerados “inmigrantes” y otros “expatriados” / Foto: Francesca Palazzi (Flickr) CC

La diferencia es simple y, según mi experiencia, está basada en la regla del “porque yo lo valgo”, que en la práctica consiste en que si alguien tercermundista viene a mi país primermundista a buscarse la vida (o lo que sea), lo llamamos “inmigrante”; pero cuando por esas cosas de la vida soy yo, ciudadano primermundista, que me he tenido o querido marchar a otro país a buscarme la vida (o lo que sea), entonces me consideraré un “expatriado”, que suena más bonito e importante. O “expat”, que queda aún más cool.

Si no lo creen, solo miren las noticias, o googleen por separado la palabra “inmigrantes” y la palabra “expatriados” para ver imágenes de quién obtienen con cada búsqueda.

Continúa leyendo “Inmigrante” o “Expatriado”: ¿Quién es qué?

Diferencias culturales: No todo es Halloween los 31 de octubre

Siempre he dicho que en este blog contaría cosas sobre los lugares en los que he vivido pero ayer caí en la cuenta de que jamás había escrito absolutamente nada sobre EE.UU. Visto que estamos de 31 de octubre/1 de noviembre, quizá sea un buen pretexto para empezar a hacerlo.

calabazas naranjas de Halloween
Invasión de todos los tipos de calabazas en los supermercados de EE.UU. en octubre, especialmente las calabazas naranjas./ Flickr: Brenda Castañeda

El 31 de octubre es una fecha comodín. Me da la sensación de que esté donde esté, la gente se habrá inventado algo para celebrar ese día. La más famosa, Halloween. Una fiesta de víspera de Todos los Santos (1 de noviembre) de origen escocés y cristiano que una vez en EE.UU. se convirtió básicamente en lo que es hoy: una fiesta de disfraces de miedo. Luego se exportó a casi todo el mundo.

Pero no en todo el mundo Halloween es bien recibido. Celebrarlo o no celebrarlo suele poner en dilema a la gente de algunos lugares que tienen otra fiesta local asignada para este día, así que la lucha entre el “yo-también-me-quiero-disfrazar” y el “pero-no-me-quiero-alienar” puede ser muy estresante por estas fechas. Y quien acabe cediendo ante Halloween será criticado.

Yo lo celebré una sola vez durante mi vida en Perú. Era niña y me disfrazaron de Chilindrina (personaje de la TV latinoamericana). Como usaba lentes/gafas y dos colas imagino que mi mamá pensó que ya tenía la mitad del disfraz hecho. La segunda fue en EE.UU. Pero

Continúa leyendo Diferencias culturales: No todo es Halloween los 31 de octubre

Viajar con dos pasaportes: cuándo y cómo usarlos

Tener pasaportes de dos o más países es una ventaja que definitivamente abre muchas puertas pero que al momento de viajar puede causar estrés por no saber cuál de los pasaportes presentar en los aeropuertos, y es ahí cuando comienza el lío mental. Pero no es muy complicado.

viajar con doble pasaporte
Usar dos pasaportes durante un mismo trayecto puede ser confuso pero no es tan complicado.

La semana pasada viajé desde Perth (Australia) a Bali (Indonesia) y por primera vez usé en un mismo viaje mis dos pasaportes, el peruano y el español.

Podría haber viajado solo con el español, ya que la visa para residir en Australia la tengo con este, pero quise usar también el otro pasaporte porque Perú e Indonesia tienen acuerdos que exoneran mutuamente a sus ciudadanos del visado de turista. En este caso específico, esta exoneración se traducía en ahorrarme

Continúa leyendo Viajar con dos pasaportes: cuándo y cómo usarlos

10 palabras de origen catalán que se usan en el español de Perú

Si uno no es lingüista, solo se da cuenta de las curiosidades de la lengua cuando se pone a aprender otro idioma. Esto me pasó cuando comencé a estudiar catalán en Barcelona. Pues “descubrí” que en Perú utilizamos algunas palabras catalanas, seguro sin cuestionarnos su origen, y que en Cataluña más bien pocos están enterados de que su idioma dejó herencia al otro lado del charco, como en mi país.

Pues aquí les dejo las palabras de origen catalán que los peruanos utilizamos con mucha y mediana frecuencia:

1.- FRAZADA

Frazadas (mantas) de alpaca
Frazadas (mantas) de alpaca / Foto: jinyookim de Flickr

Los peruanos no solemos decir “manta” a la ropa de cama gruesa que se usa en invierno entre las sábanas y la colcha (lo que no significa que no sepamos qué es una manta, ¡ojo!). Les decimos “frazada”, y esta palabra proviene del catalán flassada. En el español de Barcelona se dice “manta”.

2.- BUTIFARRA

Continúa leyendo 10 palabras de origen catalán que se usan en el español de Perú

La moda barcelonesa

Un breve resumen de lo que hoy en día es el estilo o la moda en Barcelona. El hipster, el bobó, el urban, el pijo (pituco)… ¿Cuál eres tú? Un video de La Vanguardia.es

banner comentarios

España + agosto = aburrimiento seguro

cerrado por vacaciones en españa
Esta es mi oficina bancaria en agosto de 2012 un día en que fui de urgencia a hacer un trámite.

Después de seis agostos este es el primero que paso fuera de España, y está siendo “la leche”, chévere, divertido, ¡NORMAAAL!, por lo menos normal: un agosto en donde todo funciona, todo abre, todo cierra (porque abrió), todos están, ¡sí!!!: ¡todos están! Tus amigos no se han ido tooodos de vacaciones a la vez, tú no eres la única trabajando en una oficina a la que solo le falta la bola de paja rodando y tampoco eres la única viajando en el autobús (que ahora pasa uno por hora por lo de “todos están de vacaciones…”).

Imagino que tiene sus ventajas eso de que todo un país se paralice en un determinado mes para vacacionar: los amigos pueden viajar juntos, las familias pueden estrechar lazos, las revistas del corazón pueden amortizar más el viaje a Mallorca de sus paparazzi, etc., pero son beneficios de los que nunca gocé mientras viví en España porque al ser extranjera, intentar comprar un vuelo en agosto

Continúa leyendo España + agosto = aburrimiento seguro

Machu Picchu y Barcelona, entre lo mejor de lo mejor (y no lo digo yo, lo dice TripAdvisor)

Grande fue mi sorpresa hoy al mirar la web del The West Australian (el diario de Australia Occidental) al encontrarme con que TripAdvisor había publicado ya sus listas “Travellers’ Choice” 2013 (La Elección de los Viajeros 2013, en español) y ver a Machu Picchu encabezando la lista de atracciones preferidas del mundo.

Machu Picchu
Machu Picchu / Crédito: h1chang (Flickr)

Pero mi sorpresa no fue tanto por ver a Machu Picchu en el primer lugar de ese listado, ya que me pareció de lo más natural ( 😛 orgullo peruano hablando) sino que la noticia saliera recién hoy aquí en Australia cuando en el otro lado del mundo la publicaran hace dos días (ok, hace un día y medio para ser más justos). Pero bueno, esto es Australia. Además, aquí ayer tenían líos más gordos como para ir publicando listas del TripAdvisor (por si a alguien le interesa, resulta que ayer

Continúa leyendo Machu Picchu y Barcelona, entre lo mejor de lo mejor (y no lo digo yo, lo dice TripAdvisor)

El país más “feliz” del mundo: ¡Australia!

Sydney Opera House
Sydney Opera House / Autor: bdeart (Flickr)

Este es el resultado de un estudio publicado hace un par de días por la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico, pero como ando algo ocupada, no he podido colgarla en el blog a tiempo. De todas formas, aquí va para que al menos quede grabada en el archivo 🙂

Por tercer año consecutivo, la OCDE ha ubicado a Australia en el primer lugar del ranking 2013 de los países con mejor índice de calidad de vida o, como se le conoce más coloquialmente, como el país más feliz del mundo.

El estudio lo hacen en base a 11 indicadores, que son estos: el nivel de los ingresos, la vivienda, el empleo, las relaciones sociales,

Continúa leyendo El país más “feliz” del mundo: ¡Australia!

Buscar trabajo en España: Mejor apaga y vámonos

Buscar trabajo en España… en plena crisis… en ciertas áreas que toda la vida han sido mal pagadas… ¡y en agosto!!!! Es de lo peor. Cuando el país más parado de toda Europa se para aún más, te puedes encontrar con ofertas de trabajo como esta que cuelgo a continuación:

Continúa leyendo Buscar trabajo en España: Mejor apaga y vámonos

¡Se me acaba el paro!, ¿ahora qué?

Cuando en octubre del año pasado en la oficina del Inem (donde te inscribes para poder cobrar la prestación por desempleo que da el Estado, a lo que los españoles llaman “cobrar el paro“) me dijeron me tocarían ocho meses de ayuda, me sentí la persona más afortunada del mundo. Afortunada en el sentido literal de la palabra: Sentía que la fortuna a la que muchos españoles esperan pellizcar en Navidad a través de la lotería, a mí ya me estaba tocando, y sin necesidad de comprar ningún cupón. Fui feliz.

Mientras la funcionaria que me atendía continuaba tecleando números para corroborar que no se equivocaba al haberme dicho que mi paro iba a ser de más de mil euros al mes

Continúa leyendo ¡Se me acaba el paro!, ¿ahora qué?

¿Amigos por default?

Parece que al fin mis nuevos grupos de amigos (los que mi marido gentilmente me prestó cuando llegué a Barcelona desde Lima) han dejado de insistirme en algo. No sé si porque se han dado cuenta o porque se han acostumbrado ya a mi presencia. El asunto es que han dejado de hacer algo que por nueva no me atrevía a contradecir y les seguía la corriente con una sonrisa y cara de agradecimiento:

Querer reunirme con la novia o novio de un primo o prima de un amigo o amiga con quien a veces no habían coincidido más que en un par de juergas pero que, por un motivo que consideraban importante, creían que podía interesarme para comenzar a hacer mi propio círculo social.

¿Será que es periodista?, pensaba yo mientras me lo contaban. ¿Será que es otra que dejó sus asuntos por su ciberesposo?, ¿O es que será que conocen a otro aficionado a coleccionar moneditas, a devorar pizzas picantes, maniático de la ortografía o del cine en versión original?, pensaba tratando de descubrir por qué me podría interesar conocer a esa otra persona. Pero no, la respuesta era N.A. (ninguna de las anteriores).

Continúa leyendo ¿Amigos por default?