La pequeña desventaja de la doble nacionalidad

A puertas de las próximas elecciones municipales en España este 24 de mayo, me he visto metida en un pequeño problema en el que no habría estado de haberme quedado solo con mi nacionalidad de origen (peruana) o de haber cumplido a tiempo con las obligaciones que me exige mi segunda nacionalidad (española).

Adquirir una segunda nacionalidad (o múltiple), además de suponerte grandes ventajas, como el poder viajar por el mundo sin tener que pedir visas, residir y trabajar, también supone adquirir doble o múltiples obligaciones: cumplir con las de cualquier ciudadano común y corriente de ambos países más otras destinadas especialmente a los que tienen doble nacionalidad o son naturalizados. El incumplimiento de alguna de estas obligaciones puede llegar a ocasionar la pérdida de la nacionalidad, como lo detalla en este caso España.

viajar con doble pasaporte
Tener doble o múltiple nacionalidad tiene ventajas pero hay que recordar que también exige el cumplimiento de obligaciones.

Esto es algo que se sabe al grosso modo desde el principio. Al margen de los casi cuatro años de trámite, el proceso de petición de nacionalidad acaba con una “ceremonia” de juramentación (proceso administrativo más bien sería la palabra en España), en donde a una le dan a leer sus obligaciones como nueva ciudadana. Sin embargo, todo esto a una se le olvida el rato que le dan su nuevo pasaporte y comienza a usarlo, cual varita mágica, para abrir las puertas de los controles migratorios sin interrogatorio de por medio (“¡ábrete, sésamo!!” 🙂 Priceless. Lo séee, estoy mezclando cuentos).

El susto me lo di hace pocos días, cuando aquí desde Perth (Australia) leía en el periódico que se castigaría hasta con cárcel a los miembros de mesa que salieran elegidos para las elecciones en España y que no cumplieran con su obligación ese día. Votar es un derecho, pero cumplir como miembro de mesa es una obligación. Yo, que leía la noticia solidarizándome mentalmente con los españoles afectados pero aún con esa tranquilidad que te da mirar las cosas desde la distancia, entré en pánico repentino cuando me di cuenta de que esa noticia tan lejana también me afectaba directamente a mí.

Además de comenzar a sudar frío, estuve un buen rato tratando de buscar otras noticias para saber más del tema, intentando enterarme de cómo se hace para averiguar si una ha salido elegida miembro de mesa ya que las listas no las publican sino que notifican por correo postal a cada sorteado, y tratando de llamar por teléfono a alguna institución en España para preguntar (y caer en la cuenta de que, oh, allí aún es de noche).

Finalmente, envié un mail a mi ayuntamiento en Barcelona y me dieron la buena noticia de que no había sido elegida “por ahora”, porque se volvería a hacer otro sorteo para cubrir las plazas de los que se excusaron de no poder cumplir con su obligación. La funcionaria quedó en mantenerme informada por e-mail. Desde entonces, sigo con los dedos cruzados.

Yo me acababa de salvar del sorteo para miembros de mesa de las elecciones municipales de Perú* de finales del año pasado, y ahora pasaba de nuevo por la misma angustia esta vez por España. Por eso, moraleja: es muy importante hacer el cambio de domicilio e inscribirse ante cada consulado de los países de los que se es ciudadano en el nuevo país en el que se reside para que a uno lo den de baja de su ciudad anterior y lo den de alta en la actual. De haberlo hecho, me habría ahorrado este trance y este post.

En mi caso no hice este cambio de dirección e inscripción consular no por burra sino porque a diferencia de los españoles verdaderamente españoles, a los que estamos nacionalizados nos exigen presentar además una partida literal de nacimiento española emitida recientemente por el consulado del país donde se nació. Si les pareció largo el nombre del requisito, pues les digo que más largo es el proceso de tramitarlo.

Yo tendría que pedirla a Lima, pero me fue complicado en su momento así que lo fui postergando. A esto hay que sumarle el hecho de que en Perth no hay consulado español y Melbourne está a unas 3 horas de vuelo. Luego del susto, ya estoy en el proceso de poner todo en orden cueste lo que cueste. Así, para unas próximas elecciones, por ejemplo, de salir elegida miembro de mesa lo sería en mi ciudad actual, o simplemente ni eso, dependiendo del país.

*En el caso con Perú fue diferente. Yo cambié el año pasado mi dirección por una de Lima adrede porque me iba a quedar allí un tiempo más o menos largo y los precios de los vuelos internos son demasiado caros cuando se tiene un DNI con dirección del extranjero (Por ejemplo: un vuelo ida y vuelta Lima-Cusco-Lima cuesta unos US$90 pero a un extranjero o peruano con dirección en el extranjero le puede costar US$400). Ahora estoy a la espera de mi DNI con mi nueva dirección australiana, solo que eso tarda meses.

banner comentarios

Anuncios

9 comentarios en “La pequeña desventaja de la doble nacionalidad

  1. Muy interesante… yo también tengo doble nacionalidad Peruana e Italiana, al contrario de España, aquí en Italia no se elige a los miembros de mesa como en Perú, el que desea se puede inscribir a la lista electoral para ejercer como miembro de mesa, además el que desempeña este servicio viene remunerado y tiene derecho a 1/2 días de permiso de trabajo pagados.

    Me gusta

  2. Muy interesante… yo también tengo doble nacionalidad Peruana e Italiana, al contrario de España, aquí en Italia no se elige a los miembros de mesa como en Perú, el que desea se puede inscribir a la lista electoral para ejercer como miembro de mesa, además el que desempeña este servicio viene remunerado y tiene derecho a 1/2 días de permiso de trabajo pagados.

    Me gusta

  3. Cierto, es importante inscribirte en el consulado en el pais donde resides para cada una de tus nacionalidades. Yo soy colombo-canadiense y vivo en Toronto, y me inscribi en el consulado colombiano para votar y ellos actualizan el estatus para no nombrarme como jurado de votacion alla en Colombia, aunque podria hacerlo voluntariamente en el consulado. No se para el caso canadiense en caso de residir por fuera. Curioso eso de la partida literal de nacimiento, nunca habia oido tal cosa. De hecho aca en Canada, uno puede solicitar que su lugar de nacimiento no salga en el pasaporte canadiense, supongo que por asuntos de seguridad (como los refugiados o perseguidos politicos).

    Me gusta

¿Tienes algo que agregar?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s