Ubud, el pueblo en Bali donde vacacionan las solteras

Calles de Ubud
Una calle típica del centro de Ubud.

A una hora del aeropuerto principal de Bali está Ubud, un pueblito repleto de palmeras cocoteras, árboles de plátano, templos hindú y campos de arroz en los alrededores. Está en el interior de la isla, por tanto no tiene playa, y ni falta que le hace.

Ubud tiene otra cosa. Algo que no atrae al turista chabacano, ese que prefiere zonas playeras adaptadas al estilo occidental y beber Bintang hasta perder el conocimiento, como Kuta, que está al sur de la isla.

Templo hindú en Ubud
Uno de los tantos templos hindú en Ubud.

Lo que Ubud tiene es encanto, un encanto que atrae a la persona curiosa por conocer un auténtico pueblo hindú, una cultura diferente, comer bien (bien de verdad), acercarse un poco a lo espiritual o, como mínimo, desconectar de lo mundano occidental.

Monkey Forest de Ubud
El Monkey Forest es un parque sagrado dedicado a los monos. Está ubicado a tres calles del centro de Ubud.

Entre este otro tipo de turista está un grupo en particular que llamó mi atención: el de chicas solteras, generalmente europeas, en busca de algo diferente a la juerga, el flirteo o una-noche-de-copas-una-noche-loca.

Son chicas que van a Ubud a meditar y vivir una experiencia parecida a la de Julia Roberts en la película “Comer, rezar, amar” (“Eat, pray, love”). Mujeres que intentan conectar con ellas mismas y quién sabe, conocer a alguien especial si se diera el caso.

Dicen que Ubud adquirió esa particular fama entre las solteras precisamente gracias a ese libro, “Eat, pray, love” (Elizabet Gilbert, 2006), y se reforzó cuando salió la película del mismo nombre en el 2010, y por eso ahora es normal encontrarse cada 50 metros con chicas que turistean solas por las calles, o verlas relajadas en algún bar junto a una cerveza, un jugo tropical o uno de esos tés exóticos balineses, apuntando cosas en libretitas o en sus laptops. (En el video que he colgado, casi todos los exteriores que se ven son en Ubud).

Restaurante en Ubud
Uno de los restaurantes más populares de Ubud: Café Lotus, el más bello, aunque hay otros con mejor comida y mejor de precio.

“Comer, rezar comer, amar comer”

Desde que visité Ubud por primera vez, me enamoré de este lugar. Lo vi muy auténtico, en su conjunto muy diferente a todo lo que había visto hasta entonces (solo un Starbucks, que siempre está vacío, desentona en el paisaje).

Como Bali es la ciudad grande más cerca de Perth -a “solo” 3 horas y media de vuelo, razón por la cual los australianos van a esta isla cada dos por tres, y sé de uno que ha estado allí 53 veces-, este año volví y fui directa a Ubud.

Pasé allí 10 de los 10 días que estuve por esa isla, que es pequeñita en el mapa pero en realidad es bastante grande. Recorrerla de norte a sur, tomando en cuenta el permanente tráfico, puede tomar fácilmente unas 4 horas en auto. Imagino que será mínimo lo mismo de este a oeste.

Mapa de Ubud en Bali
Del aeropuerto internacional de Bali (en Denpasar) hasta Ubud, hay una hora en auto.

En mi caso, porque no soy del tipo de persona que necesite un viaje así para “encontrarse consigo misma” o “conectar consigo misma” (las crisis existenciales que haya podido tener las he arreglado con charlas terapéuticas de horas con alguna de mis mejores amigas en una terracita), confieso que del “Comer, rezar, amar” me centré 3 a 4 veces al día a hacer básicamente la primera parte de la frase: “Comer, comer y comer” (quizá podría hacer mi propia peli y todo: “Comer como una cerdita y no sufrir efectos secundarios”).

Babi Guling_Suckling Pig
El Babi Guling (Suckling Pig), o lechón en español, es uno de los platos estrella de la cocina balinesa, al igual que el Pato Crujiente (Crispy Duck). Pero también tienen muchas opciones deliciosas para vegetarianos.

La comida balinesa es realmente buena y yo una tragona de primera (la pareja perfecta). Esta cocina es como una mezcla de “oriental”, india y carnes a la parrilla, con toques de los frutos que una tierra tropical como esa da en abundancia: coco, jengibre (kion), hojas de plátano, ajíes (chiles) y hierba luisa (lemongrass).

Esta semana, ya de vuelta en Perth, solo me he pasado echándola de menos e intentando imitarla. Dado los primeros resultados, tendré que seguir practicando… ¡o volviendo a Ubud!!

Mojitos de lichi y fresa con jengibre
Los balineses son expertos en preparar variedades exóticas de cócteles, “mocktails” (con base de vino), tés, batidos (frappés) y jugos de frutas con toques especiales de jengibre (kion), menta e incluso albahaca.

 

banner comentarios

Anuncios

3 comentarios en “Ubud, el pueblo en Bali donde vacacionan las solteras

¿Tienes algo que agregar?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s